Category Archives: Tierra

Un planeta vivo: los satélites nos muestran la ‘respiración de dióxido de carbono’ de la Tierra

Los datos recogidos por los satélites sobre los gases de efecto invernadero a lo largo de la última década indican que los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera continúan aumentando, a pesar de los esfuerzos internacionales para reducir las emisiones. Los satélites también muestran un reciente incremento en los niveles de metano, probablemente relacionado con la actividad humana.

Niveles de dióxido de carbono 2002-12

Niveles de dióxido de carbono 2002-12

El dióxido de carbono y el metano atmosféricos son los principales gases de efecto invernadero relacionados con la actividad humana y con el calentamiento global.

Los datos recogidos por la misión Envisat de la ESA y por el satélite japonés GOSAT desvelan que los niveles de dióxido de carbono aumentaron cerca de un 0.5% anual entre 2003 y 2013. Los niveles de metano, tras permanecer estables durante varios años, empezaron a aumentar un 0.3-0.5% cada año a partir de 2007.
Continue reading

Una nave de la NASA graba el “canto de la Tierra”

Dicen que en el espacio nadie puede escuchar gritos.

Sin embargo, nadie jamás dijo algo sobre canciones. Una nave espacial de la NASA acaba de enviar una hermosa canción cantada por nuestro propio planeta.

“A esto se lo llama coro”, explica Craig Kletzing, de la Universidad de Iowa. “Este es uno de los ejemplos más nítidos que hemos escuchado”. [Reproducir el audio]

A NASA spacecraft has recorded eerie-sounding radio emissions coming from our own planet. These beautiful “songs of Earth” could, ironically, be responsible for the proliferation of deadly electrons in the Van Allen Belts.

El coro es un fenómeno electromagnético causado por las ondas de plasma en los cinturones de radiación de la Tierra. Durante años, los radioaficionados, en la Tierra, han estado escuchándolo desde lejos. Ahora, las Sondas Gemelas para Tormentas del Cinturón de Radiación (Twin Radiation Belt Storm Probes, en idioma inglés), de la NASA, están viajando a través de la región del espacio desde donde proviene verdaderamente el coro. Y las grabaciones son absolutamente increíbles.

“Así es como sonarían los cinturones de radiación para los seres humanos si tuviéramos antenas de radio en vez de orejas”, dice Kletzing, cuyo equipo, en la Universidad de Iowa, construyó el receptor “EMFISIS” (Electric and Magnetic Field Instrument Suite and Integrated Science, en idioma inglés, o Conjunto de Instrumentos Eléctricos y de Campo Magnético y Ciencia Integrada, en idioma español), el cual se utiliza para captar las señales.

Él tiene mucho cuidado al destacar que estas no son ondas acústicas del tipo de las que viajan a través del aire de nuestro planeta. El coro está compuesto de ondas de radio que oscilan a frecuencias acústicas, entre 0 y 10 kHz. Las antenas de búsqueda de bobinas magnéticas de las Sondas para Tormentas del Cinturón de Radiación están diseñadas para detectar estas clases de ondas.

“Las emisiones del coro son esenciales para la misión de las Sondas para Tormentas”, expresa Kletzing. “Se cree que son unas de las ondas más importantes que pueden brindar energía a los electrones que componen el cinturón de radiación externo”.

En particular, el coro podría ser responsable de los famosos “electrones asesinos”, o sea, las partículas de alta energía que pueden poner en peligro tanto a los satélites como a los astronautas. Muchos electrones de los cinturones de radiación son inofensivos ya que tienen niveles de energía que son demasiado reducidos para dañar a un ser humano o a los sistemas electrónicos. Pero, en ciertas ocasiones, estos electrones pueden subirse a una onda de radio del coro, como un surfista que se desplaza sobre una ola, en la Tierra, y obtener la energía suficiente como para tornarse peligrosos (o al menos eso es lo que piensan los investigadores).

Las Sondas para Tormentas del Cinturón de Radiación se encuentran en una misión de dos años destinada a explorar los Cinturones de Van Allen. [Más información]

 

“La producción de electrones asesinos es un tema de mucho debate, y las ondas del coro son solamente una posibilidad”, destaca Dave Sibeck, quien es el científico de la misión de las Sondas para Tormentas.

Las dos sondas fueron lanzadas en agosto de 2012 y están en órbita dentro de los cinturones de radiación tomando muestras de los campos electromagnéticos, contando la cantidad de partículas energéticas y escuchando las ondas de plasma de muchas frecuencias.

“Esperamos reunir datos suficientes como para resolver el misterio de una vez por todas”, dice Sibeck.

En este momento, las naves espaciales todavía están atravesando su fase de prueba, de 60 días, antes de que comience la misión principal. Hasta el momento, las cosas están saliendo muy bien.

“Una de las cosas que observamos inmediatamente es cuán nítido suena el coro en las grabaciones”, destaca Kletzing. Eso se debe a que nuestros datos fueron muestreados a 16 bits, igual que un CD, lo que no se había hecho antes en los cinturones de radiación. Esto hace que los datos sean de muy alta calidad y muestra que nuestro instrumento está muy pero muy ‘saludable’”.

Finalmente, Kletzing espera dar a conocer grabaciones estéreo del coro de la Tierra, las cuales no tienen precedentes.

“Tenemos dos naves espaciales con dos receptores”, dice, “de modo que es posible realizar grabaciones estéreo”.

Tal grabación no solamente sonaría maravillosa, sino que también tendría un valor científico real. “Una de las cosas que no sabemos es cuán amplia es la región donde se produce el coro. La ‘capacidad estéreo’, ampliamente separada de las Sondas para Tormentas nos dará la posibilidad de descubrirlo”, explica.

Se ha planeado que la misión de las Sondas para Tormentas dure dos años, de modo que el coro apenas se está poniendo en marcha.

 

http://ciencia.nasa.gov

Créditos y Contactos
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting Editor de Producción: Dr. Tony Phillips Traducción al Español: Ángela Atadía de Borghetti Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti Formato: Ángela Atadía de Borghetti

Kepler descubre exoplanetas del tamaño de la Tierra

La misión Kepler, de la NASA, ha descubierto los primeros planetas del mismo tamaño que la Tierra, los cuales están en órbita alrededor de una estrella similar al Sol. Los planetas, llamados Kepler–20e y Kepler–20f, se encuentran ubicados demasiado cerca de su estrella como para estar en la llamada zona habitable, donde el agua líquida podría existir en la superficie del planeta. Estos son los exoplanetas más pequeños confirmados alrededor de una estrella como nuestro Sol.

Read more Continue reading

Una gigantesca llamarada solar amenaza el campo magnético de la Tierra

La NASA advierte de que si alcanza nuestro planeta podría causar estragos en las señales de GPS, las comunicaciones de radio y las redes de energía

The NASA Solar Dynamics Observatory, or SDO, was launched last year, and the three instruments aboard SDO are providing a wealth of data about the highly variable sun. The Helioseismic and Magnetic Imager, or HMI instrument, is measuring the magnetic fields on the sun and the oscillations at the surface that enable viewing deeper into the sun. The Atmospheric Imaging Assembly, or AIA instrument, obtains high-resolution coronal images at multiple wavelengths in the ultraviolet. The Extreme ultraviolet Variability Experiment, or EVE instrument, observes the solar spectra over the full extreme ultraviolet range with high spectral resolution.

credit: NASA/Goddard Space Flight Center/CI Lab

source: http://svs.gsfc.nasa.gov/goto?10817

Puede darnos de pleno. Una activa mancha solar que entró en erupción durante la noche del martes ha producido una llamarada solar de clase X (la más intensa) y ha arrojado un filamento de material en dirección a la Tierra. La NASA ha advertido de que esta nube de plasma podría golpear el campo magnético de nuestro planeta y causar estragos en las comunicaciones por radio, las señales de GPS y las redes de energía.

Read more Continue reading

Un cometa desconocido podría amenazar la Tierra

Dejó en febrero una inesperada lluvia de meteoroides y puede volver a acercarse a nuestro planeta en 2016 y 2023. Existen posibilidades de colisión, aunque muy remotas.

El pasado 4 de febrero y ante la mirada atónita de muchos astrónomos, se produjo una pequeña “lluvia de estrellas” (en la imagen) que nadie esperaba ver. No fue gran cosa, pero constituyó igualmente una sorpresa mayúscula, ya que no estaba prevista. Ese tipo de fenómenos suele producirse cuando la Tierra se cruza con el rastro de polvo y pequeñas piedras dejado por la cola de un cometa, cosa que sucede periódicamente y en fechas muy concretas y conocidas. Pero no hay ningún cometa, que se sepa, cuyo rastro crucemos el 4 de febrero… ¿De dónde procedían entonces las partículas de polvo que causaron la lluvia de estrellas del 4 de febrero? Hace apenas unas horas, investigadores del Instituto SETI y el centro Ames de Investigación Espacial de la NASA han anunciado que puede tratarse del rastro de un cometa hasta ahora desconocido. Un cometa que, además, podría constituir una seria amenaza para la Tierra.

 

Las estrellas fugaces del pasado 4 de febrero llegaron hasta nosotros desde la dirección en la que se encuentra la estrella Eta Draconis, por lo que la lluvia fue llamada FEDs (February Eta Draconis). Los fragmentos con los que se cruzó ese día nuestro planeta tienen todo el aspecto, según los investigadores, de haber sido “sembrados” por un cometa de periodo largo, es decir, con una órbita tan excéntrica que solo pasa cerca del Sol cada mucho tiempo.

Read more Continue reading

El Sol desató una potente llamarada solar ayer

Solar flare could disrupt Earth communications

El Sol desató una potente llamarada solar M2 (mediana), una tormenta de radicación de clase S1 (menor) y una espectacular eyección de masa coronal (CME) este martes 7 de junio, desde una zona de manchas solares denominada 1.226/1227. La gran nube de partículas se multiplicó y diseminó hasta cubrir un área de casi la mitad de la superficie solar.

El Observatorio de Dinámica Solar (SDO) observó el pico de la llamarada a las (06.41 UTC), dos horas más para la España peninsular. SDO registró imágenes en luz ultravioleta extrema que muestran una erupción muy grande de gas frío. Es algo único porque en muchos lugares de la erupción parece que hay material aún más frío, con temperaturas inferiores a 80,000 K. (unos -193 celsius).

Cuando se aprecia a través de la coronografía del Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO), el evento muestra plasma brillante y partículas de alta energía emergiendo violentamente del sol. La tormenta magnética se está moviendo a una velocidad de 1.400 kilómetros por segundo y de acuerdo con los modelos de la NASA, los efectos de la eyección de masa coronal llegarán al campo magnético de la Tierra antes del 9 de junio.

www.publico.es

El Sol lanza una gigantesca llamarada diez veces el tamaño de la Tierra

Parte de la impresionante erupción volvió a caer sobre el astro rey como una lluvia de fuego y el resto llegará hoy a nuestro planeta sin que se esperen graves consecuencias

Una llamarada solar del tipo M-2 (de intensidad media) fue detectada ayer por la mañana por el Solar Dynamics Observatory, de la NASA. Tras el fogonazo se produjo una eyección de masa coronal (CME) enorme (diez veces el tamaño de la Tierra) pero que, sorprendentemente, no fue eyectada al espacio sino que, en su mayor parte, volvió a caer sobre la superficie del Sol en forma de una impresionante lluvia de fuego.

“Nunca había visto antes algo parecido”, asegura el físico solar de la NASA Jack Ireland. El resto de ese material (miles de millones de toneladas de partículas cargadas) llegará entre hoy y mañana a nuestro planeta, aunque no se espera que cause daños a satélites y sistemas de comunicaciones.

Read more Continue reading

Astrónomos buscan una señal de vida inteligente en 86 planetas

El mayor radiotelescopio dirigible de la Tierra, ubicado en EE.UU., ha comenzado a escudriñar los mundos donde hay más posibilidades de encontrar una civilización extraterrestre

http://www.bigear.org/Wow30th/wow30th.htm

En cincuenta años no ha habido una sola señal, con la excepción del famoso «Wow!», el 15 de agosto de 1977, cuando un científico del Observatorio Big Ear de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU). detectó una extraña frecuencia que, al parecer, no podía haber sido emitida desde la Tierra. Un pobre resultado sin confirmar -todavía se desconoce qué o quién la transmitió-, pero que no ha impedido que los planes de búsqueda de vida inteligente más allá de la Tierra sigan su curso, a pesar de los inevitables recortes presupuestarios. Una potente herramienta, el radiotelescopio dirigible Robert C. Byrd Green Bank, el mayor del mundo, se ha sumado a este esfuerzo. Se trata de una instalación ubicada en una zona rural de Virginia Occidental, en Estados Unidos, que agudizará sus antenas para encontrar signos de vida extraterrestre en 86 planetas que pueden ser similares a la Tierra. Todo para responder a la pregunta de si estamos solos en el Universo.

Read more Continue reading