Los datos de la sonda ‘Voyager 1’ contradicen teorías sobre el viento solar


Las últimas observaciones de la nave Voyager 1 revelan la existencia de una región en los límites del sistema solar donde se desacelera y anula la velocidad radial del viento solar. La información, que publica esta semana la revista Nature, pone en duda ideas previas.

“Durante los últimos 50 años y pico sabíamos que el plasma del viento que sopla desde el Sol a 1,5 millones de kilómetros por hora, no podía continuar para siempre más allá de las órbitas de los planetas: en algún momento se encontraría contra la presión del campo magnético de la galaxia y se pararía; y ahora sabemos que esto sucede a unos 17 mil millones kilómetros de distancia”, destaca a SINC Stamatios Krimigis, investigador de la Universidad Johns Hopkins (EE UU) y autor principal del estudio que publica Nature esta semana.

“Conocer la frontera entre la influencia de nuestro Sol y el espacio interestelar es muy emocionante –continúa el experto–, y además podemos aplicar este conocimiento a otras estrellas y su entorno que sólo vemos a través de telescopios”

Read more
Para realizar el estudio los científicos han utilizado los datos que envió la sonda Voyager 1 cuando atravesó la “heliofunda”, una zona de transición en los confines del Sistema Solar donde se desacelera el viento solar y comienza la influencia del medio interestelar.

La heliofunda es una reserva de iones y electrones energéticos, y allí la sonda ha monitorizado la velocidad del plasma (partículas que integran el viento solar) desde diciembre de 2004.

Los resultados revelan que la componente radial de la velocidad ha ido disminuyendo casi de forma lineal durante los últimos tres años desde cerca de 70 kilómetros por segundo a cero, permaneciendo así durante ocho meses.

Krimigis explica: “Nuestras mediciones muestran que la velocidad radial desde el Sol ha disminuido en los últimos tres años de 150.000 kilómetros por hora a cero, en abril de 2010. La velocidad transversal perpendicular al radio (con la que se mide la dirección) también disminuyó, pero no ha llegado a cero hasta el momento. El viento solar se ha parado en seco, por lo que hay alguna fuerza opositora. Lo más probable es que sea el campo magnético galáctico, y esperamos que este comience a aumentar en la Voyager pronto”.

Los datos también contradicen la teoría actual, que predice una marcada discontinuidad de la velocidad del plasma en la heliopausa, en lugar de la desaceleración gradual encontrada. “Nos hemos topado con la región de “estancamiento” donde apenas se mueve nada, excepto, por supuesto, la nave espacial Voyager cruzando el espacio a 61.200 kilometros por hora”, indica el investigador

Ahora la nave se acerca a la heliopausa (límite entre la heliofunda y el medio interestelar donde ya no pasa el viento solar), según la información que envía la sonda. Los científicos calculan que probablemente cruzará al espacio interestelar durante 2012. “Los Voyager (I y II) han sido una aventura de descubrimiento desde que iniciaron su andadura en 1977, y confiamos que nos den nuevas sorpresas”, concluye Krimigis.

http://www.agenciasinc.es

Referencia bibliográfica:

Stamatios M. Krimigis, Edmond C. Roelof, Robert B. Decker, Matthew E. Hill. “Zero outward flow velocity for plasma in a heliosheath transition layer”. Nature 474, 16 de junio de 2011. Doi:10.1038/nature10115.

Fuente: Nature

Los confines de nuestro Sistema Solar se presentan como una zona de turbulencias llena de burbujas magnéticas, según las observaciones de las sondas Voyager, las más alejadas de la Tierra, indicaron ayer los responsables de la misión estadounidense.

Utilizando un nuevo modelo informático para analizar los datos transmitidos por las sondas, los investigadores han determinado que el campo magnético solar mide aproximadamente 160 millones de kilómetros de ancho.

Las burbujas se forman cuando las líneas curvas del campo magnético se reorganizan, explicaron los astrónomos en el diario «Astrophysics» del 9 de junio. El nuevo modelo informático permite pensar que las líneas se separaron para formar burbujas desconectadas del campo magnético solar.

«Este campo magnético se extiende hasta los confines del Sistema Solar», explica Merav Opher, un astrónomo de la Universidad de Boston y uno de los autores del informe.

«En la medida en que el sol gira sobre sí mismo, su campo magnético se arruga como la falda de una bailarina. Muy lejos del sol, donde se encuentran las dos sondas Voyager, los pliegos de la falda se enrollan», añade.

Las sondas Voyager se encuentran a más de 14.000 millones de kilómetros de la Tierra.

Comprender la estructura del campo magnético solar servirá a los astrónomos para explicar cómo los rayos cósmicos galácticos penetran en nuestro sistema solar y cómo el Sol entra en acción con el resto de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Hasta el momento, los datos que indicaban la existencia de estas burbujas magnéticas provenían de un instrumento a bordo de la sonda Voyager que medía las partículas de energía.

Los investigadores estudian más datos y esperan encontrar la «firma» de estas burbujas en el instrumento de las sondas que mide el campo magnético.

«Estamos evaluando las implicaciones de este descubrimiento», señaló Jim Drake, astrofísico de la Universidad de Maryland y coautor del estudio.

Las líneas del campo magnético del sol son lanzadas hacia el exterior por los vientos solares, flujos de partículas que emanan del sol, y se ven afectadas por los materiales procedentes de estrellas vecinas de la Vía Láctea.

Las sondas Voyager 1 y Voyager 2 fueron lanzadas en 1977. Han sobrevolado Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y 48 de sus lunas antes de alejarse hacia los confines del Sistema Solar.

Los datos recogidos por los nueve instrumentos a bordo de cada sonda constituyen, sin duda, la misión de exploración científica de más éxito del Sistema Solar en la historia de la exploración espacial.

www.abc.es

Como viene siendo habitual aprovechamos el post para dar un repaso a las ultimas noticias y videos de los diferentes eventos y misiones de las agencias espaciales internacionales. NASA, ESA, JAXA, Ciencia en general….etc

Black Holes and Mercury on This Week @NASA

New pictures and data about the growth of supermassive black holes in galaxies of the early universe join new findings about the planet Mercury are highlighted, along with a look ahead to the final shuttle flight and other NASA events, programs and projects of interest.

One Response to Los datos de la sonda ‘Voyager 1’ contradicen teorías sobre el viento solar

  1. Pingback: Una gran sorpresa desde los límites del sistema solar